Testimonios – NeurOptimal®

Te presentamos algunos de los incontables testimonios de entrenadores del sistema NeurOptimal® de neurofeedback. Pequeños y grandes «milagros» cada día:

Hombre de 38 años con ataques diarios de pánico. Los ataques se producían de forma imprevista sin una causa aparente o relación alguna con lo que estuviera haciendo la persona en ese momento. Tras la primera sesión, la frecuencia se redujo a dos ataques semanales. Tras las sesiones segunda y tercera, los ataques desaparecieron y el usuario sólo presentaba algo de ansiedad que se fue reduciendo en las sesiones siguientes.

Hombre de 33 años con insomnio severo. El insomnio se inició de forma imprevista y apenas conseguía dormir una hora cada noche. Tras seguir la medicación recetada por el médico, mejora durante tres o cuatro días pero posteriormente recae en los síntomas iniciales. La falta de descanso empieza a generar problemas musculares que le impiden trabajar y la medicación no hace efecto. En seis sesiones recupera completamente el sueño, durmiendo ocho horas diarias sin interrupción.

Mujer de 32 años con síntomas graves de estrés laboral que le generan bloqueo mental, una gran inseguridad en el desempeño de su trabajo e insomnio. Tras realizar las primeras dos sesiones, vuelve a recuperar el sueño y la mente ya está más despejada. Al finalizar la séptima sesión, se desempeña con normalidad en su trabajo y sigue descansando de forma óptima.

Hombre de 41 años en paro que mantiene constantes discusiones con su pareja. La situación laboral y la mala convivencia en el hogar le tienen bloqueado. Tras hacer tres sesiones aduce que las le afectan mucho menos los comentarios de su pareja y que consigue reconducir las conversaciones para evitar la crispación de ambos. Comenta que no le supone esfuerzo o sacrificio hacerlo. Algunas sesiones después, mejora su estabilidad emocional y autoconfianza. Actualmente ha vuelto al mercado de trabajo.

Joven de 33 años elimina ansiedad con la que ha convivido desde la infancia en las tres primeras sesiones. Tras cuatro sesiones adicionales, comenta que le es muy fácil dejar de preocuparse y controlar sus pensamientos.

Mujer de 37 años, con tendencia a la preocupación constante y con hiponcondría moderada consigue reducir notablemente dichos hábitos tras la realización de 10 sesiones.

Mujer de 35 años con agorafobia y ​enoclofobia (miedo a las multitudes) consigue hacer vida normal en el plano social tras realizar siete sesiones. Desde la primera sesión la reacción es extraordinariamente buena. No obstante, siente un retroceso hacia la sesión tercera. Dos sesiones más tarde vuelve a recuperar la estabilidad.

Un niño de once años llegó con enormes problemas en la escuela: era tímido y los otros niños se burlaban de él. Tenía grandes problemas de déficit de atención. Con NeurOptimal® se convirtió en un buen estudiante, seguro de sí mismo y bueno. La experiencia fue un inmenso progreso para él y también para sus padres.

Mujer de 55 años de edad que desde hace un año se sentía permanentemente mal en el trabajo. Frecuentemente se encontraba a sí misma llorando. Llega un momento en que no quiere salir de casa y empieza a tomar antidepresivos por un tiempo. Decide dejarlos porque le provocaban un estado permanente de aturdimiento. Le gustaría volver a trabajar pero no puede porque se encuentra demasiado cansada y susceptible emocionalmente … Después de unas cuantas sesiones de neurofeedback, empieza a salir con sus amigos, organiza cenas en casa, pierde un poco de peso sin grandes esfuerzos (peso que había ganado en el periodo en que se había estado medicando) y dice que se siente bien. Vuelve a trabajar después de 8 sesiones!

Niño de 8 años con TDAH. Se aplican dos sesiones a la semana. Tras llevar 20 sesiones se percibe progreso. Comienza a escribir y leer y lo más importante: aprende a controlar su temperamento / ira.

Niño que fue traumatizado severamente por hospitalización e intervención repetida a los dos años por disfunciones severas en el riñon. Siempre se ha manifestado tímido con la gente, siendo incapaz de mirar a las personas a los ojos y propenso a ataques bruscos de cólera. Ahora tiene seis años. Tras diez sesiones, se está abriendo a la gente, se conecta más con las personas. Está más centrado. Antes era incapaz de sostener un lápiz o rotulador y ahora se pasa horas dibujando. En contra de rechazar dicha actividad, ahora encuentra gran placer en ella.

Niña de 10 años con problemas de integración sensorial. Le resulta muy difícil estar quieta y tiene problemas para concentrarse por sentirse constantemente abrumada por la gran cantidad de estímulos sensoriales que le rodean, particularmente en la escuela. Ha hecho cerca de 20 sesiones y se ha calmado mucho y la mayoría de sus problemas de concentración han desaparecido.

Persona con trastorno bi-polar. Ha realizado más de 60 sesiones consiguiendo una recuperación asombrosa. Se ha quitado todos los medicamentos y funciona maravillosamente.

Mujer de 30 años seriamente afectada por un trauma de origen físico de nacimiento. Ha sufrido numerosas cirugías (ella tiene poco control sobre su cuerpo físico, ha tenido numerosas cirugías en los últimos años para combatir el dolor, estaba en un tubo de alimentación porque no estaba interesada en comer y dormí durante una hora o dos a la vez) tres o cuatro veces antes de que mi computadora se fuera. Después de la primera sesión, ella gritó: «Tengo hambre». Su madre me miró y me dijo: «Te quiero». Esa noche durmió 8 horas ininterrumpidas, y mientras seguíamos entrenando, su apetito y su sueño continuaron mejorando . Cuando reanudamos su entrenamiento la semana pasada, todavía estaba comiendo, pero el sueño se había vuelto más difícil. Después de su sesión del jueves, cuando volvió a anunciar que tenía hambre, regresó a casa y durmió 14 horas sin interrupción.

Una mujer llegó a la consulta indicando que había estado sumergida en depresión durante años debido a padecer fibromialgia, pasando a menudo días en la cama para luego estar despierta durante toda la noche. Sentía estar permanentemente luchando con la vida. Físicamente, tenía un considerable sobrepeso.
Ahora funciona perfectamente durante el día. Tiene un trabajo a tiempo parcial, más energía para las cuestiones de la casa y ahora está pensando en comenzar un programa de pérdida de peso y pensando en tener hijos. El marido también ha empezado a entrenar con NeurOptimal®.

Hombre declarando que estaba sumido en un proceso de depresión. Había perdido a su hijo en un accidente hace 3 años. Había cambiado de empleo y no se sentía apreciado en su lugar de trabajo. Después de 6 entrenamientos él comenzó a buscar otro trabajo. Ahora está felizmente empleado en un nuevo trabajo que le permite trabajar al aire libre en contacto con la naturaleza. Su curva de aprendizaje es exponencial y está encantado. Su depresión ha desaparecido. Ejercita con regularidad.

Uno de mis clientes era altamente adicto a la cafeína y bebía 12 tazas de café al día. Esto le causaba dolores de cabeza terribles. Después de entrenar una vez por semana durante 3 semanas comenzó a notar que su deseo de café había disminuido significativamente. Él siguió entrenando por otras 3 semanas y para su sexta sesión había conseguido pasar a media taza de café al día! Dijo que no sentía ningún síntoma por la abstinencia de cafeína y que también está mucho más tranquilo y capaz de concentrarse en el trabajo.

He tenido dos hombres con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) uno de los cuales llevaba 15 años con medicación, mientras que el otro por algo más de 4 años. El que usó los medicamentos durante 15 años ha podido dejar de tomarlos, no tiene ansiedad ni depresión y puede dormir seguido durante toda la noche. Hizo 25 sesiones. El paciente que estuvo tomando medicamentos durante 4 años ha podido reducirlos y duerme toda la noche. Tiene menor nivel de ansiedad y depresión y ha mejorado su concentración.

Chica, 13 años, que acude con cinetosis (mareos por el movimiento). Después de 5 sesiones la enfermedad desaparece y su concentración mejora significativamente. En total realiza 13 sesiones. Después de 1/2 año, sigue sin haber señales de cinetosis.

Chica, de 16 años, quería deshacerse de sus migrañas. Después de 20 sesiones, la frecuencia de sus ataques de dolor de cabeza se había reducido drásticamente.

Mujer, 37 años. Diagnosticada con depresión, trastorno de personalidad múltiple y con brain fog (dificulta para pensar) en su cabeza durante años. Después de 3 sesiones, el brain fog había desaparecido. Después de 29 sesiones la depresión se había resuelto. Se olvidó de tomar su medicación antidepresiva, resultando del hecho de que ya no necesitaba tomarla más. El trastorno de la personalidad múltiple se había resuelto en su mayor parte.

Desde hace 4 años estoy trabajando con un cliente de 30 años que tuvo un mal accidente de esquí hace 9 años. Dicho accidente generó en el cliente una lesión cerebral. Estuvo en coma durante casi 3 semanas y durante 8 meses en el hospital. Cuando su madre lo llevó a casa, no podía sentarse ni comer solo. La comunicación no era posible y para caminar necesitaba 2 personas, porque estaba paralizado en el lado derecho. Aparte de otras terapias que tiene, estoy haciendo una o dos veces por semana neurofeedback con él. Desde entonces, muchos cambios han aparecido en su vida. Empezó a comprender y a repetir varias palabras. Con el tiempo podía diferenciar los extremos u opuestos: frío/caliente, etc. Al mismo tiempo que su cerebro mejoraba, la capacidad motora también mejoraba. Empezó a caminar mucho mejor. Su resiliencia y concentración ha mejorado. Hoy lo entiende casi todo y comienza a hacer frases espontáneas. Fue maravilloso ver cómo su cerebro comenzó a organizarse y cómo neurofeedback puede apoyar y ayudar en ese proceso.

Mujer joven con Síndrome Premenstrual que le causaba problemas en la relación de pareja. Después de 26 sesiones, el síndrome está controlado y en una escala de 1-10 sobre el nivel de molestia donde 10 es el peor, la cliente se valora con puntuación 1 1(uno). Ahora está felizmente comprometida y va a casarse en unos meses.

Una niña de 12 años, deprimida, con trastorno de conducta desafiante y tendencia a relacionarse con las compañeras de peor conducta en la escuela, tratando hacer amistades que necesita estén próximas a ella. Después de 5 sesiones, la chica se hace valer, sus calificaciones han mejorado y ha comenzado a hacer amigos que le brindan apoyo y de compañía más positiva para ella.

Un cliente preocupado obsesionado con el control de sus saldos bancarios (verificando varias veces al día) entró en la tercera sesión sorprendido porque no había revisado sus saldos en dos días. Se dio cuenta de que no quería comprobarlos y de que no necesitaba revisarlos.

Un enfermo de migraña que solía tener 4-6 dolores de cabeza cada mes ha tenido sólo dos desde que empezó a entrenar (hace 4 meses) – Ambos fueron detenidos con una sesión.

Las experiencias más conmovedoras que tengo usando NeurOptimal® son las que presencio habitualmente con síndrome de Asperger y niños autistas (uno era un niño de 12 años). Muy a menudo después de la segunda o tercera sesión, el niño se levantará de la silla reclinable y se acerca a la mamá sentada detrás o al lado, le pone los brazos alrededor del cuello de su mamá, le da un beso y le dice que le quiere . La mamá entonces empieza a llora de placer (¡y quizá incredulidad!).
Número considerable de niños con adhd que después de cinco a ocho sesiones reportan sentirse «normal» – que ahora pueden controlar sus reacciones» al igual que los otros niños pueden. Ellos sienten que ahora son los mismos que los demás y que encajan con el resto del grupo.

Mujer viviendo duelo emocional. Su esposo la dejó de forma repentina llevaba más de un año de lucha contra la depresión marcada por un fuerte aletargamiento, falta de motivación, fatiga y sentimientos de inutilidad. 10 a 12 sesiones NeurOptimal® después las cosas han cambiado completamente para ella.

Mujer de 23 años de edad fue remitida por su médico debido a la fibromialgia que había estado experimentando durante 4 años. No había ninguna razón conocida para el dolor. Psicológicamente era robusta. Después de unas pocas sesiones, notó una disminución significativa en su dolor e incluso empezó a ver mejor, lo cual fue una sorpresa para ambos. En 8 sesiones, su dolor casi desapareció completamente.

Estoy bastante impresionado con la velocidad a la que veo la mejora en los niños con Déficit de Atención. Comencé las sesiones de NeurOptimal® con mi hijo de 10 años hace tres años y vi resultados asombrosos después de sólo cinco sesiones. Realizamos 20 sesiones durante las cuales él disfrutó viendo las películas. Sus calificaciones mostraron una mejora definitiva. Al fin pudo concentrarse lo suficiente para leer un libro y se siente mucho más tranquilo y confiado en la escuela. Recientemente vino a mí para pedirme hacer una sesión.

Un niño de catorce años diagnosticado con Déficit de Atención leve estaba suspendiendo todas las asignaturas en septiembre y octubre de este año. Después de sólo seis sesiones de NeurOptimal®, comenzó a recibir sobresalientes (calificaciones) y sigue funcionando bien.

Cliente que ha realizado 42 sesiones. Cuando vino ella manifiesta que se percibe en control de sí misma mientras no aparezca ninguna circunstancia que la pueda tensionar o abrumar (había padecido en el pasado fuertes ataques de pánico que le había llevado a hacer mucho trabajo personal y sesiones de psicoterapia). Ella es propietaria de un negocio y vino con el deseo de liberarse de traumas pasados así como liberarse del sentimiento abrumador que su trabajo le generaba. Para la segunda sesión ya sintió resultados: mejor sueño, más calma, pérdida de peso, no más síntomas de la menopausia, más confianza, no más dolores de cabeza, no más sofocos … a lo largo de sus sesiones vio mejora. Manifiesta: «NeurOptimal® ha sido fenomenal, me ha ayudado a llevar mi vida a una dirección diferente y mejor.”.

Mujer que viene a entrenar con NeurOptimal® porque tenía depresión durante 2 años. No quería tomar medicina. Trató de resolverlo con medicina alternativa sin resultado. Ella hizo 57 sesiones NeurOptimal® y tuvo resultados increíbles … Ella está muy contenta con su experiencia NeurOptimal® y no muestra más síntomas de depresión. Esto es lo que ella me escribe: «Buscando una alternativa a los antidepresivos, NeurOptimal® me ha permitido ser la persona que debía ser. Los miembros de la familia y los amigos han notado una mejora en mi comportamiento general. Soy más felix, de trato muy fácil y mucho menos estresada. Me ha permitido ver y tomar decisiones en la forma en que creo, eliminando viejos patrones negativos. ¡Gracias, gracias, gracias!”

Cliente que hizo 33 sesiones, estaba embarazada y vino sufriendo un gran shock emocional. Había sido objeto de abuso muchas veces en sus años jóvenes. Ella estaba en depresión y no encontraba fuerzas para superar las dificultades. No podía soportar a su marido y ya no se cuidaba a sí misma. Tras iniciar el entrenamiento con NeurOptimal®, primero compartió una sensación de ligereza y liberación. Entonces fue capaz de tomar acciones y organizar su vida de nuevo, entender y encontrar compasión en su corazón por su marido. Manifiesta que «NeurOptimal® ha sido una bendición. Al principio, empecé la sesión para» reprogramar «el pensamiento negativo que había estado lastrando mi matrimonio. Pero la sesión trabajó mucho más profundo de lo que había imaginado. Descubrimos y fuimos capaces de trabajar sobre el trauma profundo que había afectado todos los aspectos de mi vida. Ahora mi matrimonio se está moviendo hacia la armonía y una mejor comunicación. NeurOptimal® ha eliminado estos problemas profundos que me habían mantenido atascada en los mismos patrones. El beneficio adicional es mi claridad mental general. No sólo me desempeño mejor en mi relación, sino que manejo el estrés del trabajo y la maternidad con notable facilidad en estos días «.

Guionista de series de televisión que había entrado en bloqueo creativo para escribir de forma prolongada. Tras realizar 10 sesione ha desarrollado y se ha puesto de nuevo en marcha praa llevarlo a la gran pantalla.

Cliente que tras 125 sesiones no tiene problemas por comer de más, beber de más o adicción al trabajo. No tiene más ataques de rabia, depresión ni ataques de pánico. Ya no padece bulimia, no se come las uñas, sin necesidad de recibir sesiones quiroprácticas, ya no tiene disfunción temporomandibular, ni manos sudorosas. No tiene más multas por exceso de velocidad ni toma NINGUNA MEDICACIÓN… Todos estos logros siguen intactos incluso tras haber perdido a su esposa y el amor de su vida. Utilizó neurofeedback como una herramienta de duelo y le mantuvo estable. Actualmente se está preparando para caminar más de 800 kilómetros del Camino de Santiago. Se siente renacer.

Un niño de 14 años que fue ingresado tras abuso físico de su madre posterior abandono. Estaba fuera de control, desintegrado y siempre centro de burlas entre los compañeros. Su abuela estaba decidida a sacarlo del plan de medicación y llevarlo a casa. Después de 4 meses de entrenamiento semanal estaba fuera de todos los medicamentos y después de unos cinco meses y medio fue dado de alta en casa. Ahora, 17 meses después, está experimentando un enorme éxito académico en su escuela especial y sus profesores están discutiendo la transferirlo a una escuela «normal». Su depresión se ha ido, así como todo su comportamiento inadecuado, salvo por el que le es propio a su edad de 15 años; es servicial, amable, pero todavía no ha hecho amigos íntimos.

Mujer de 42 años, superviviente de abuso sexual infantil, alcohólica en recuperación, con ataques de rabia descontrolados, promiscua, muy depresiva y con ataques de llanto. Después de 10 sesiones muchos de sus síntomas disminuyeron; después de 30 sesiones dice que es una persona completamente diferente, feliz, enfocada, y está iniciando terapia para hablar sobre si vida y con su familia de origen, así como avanzar en su autodefinición.

Mujer de unos 60 años que tuvo un padre verdaderamente sádico. Ella ha buscado terapias durante décadas, pasando por todas las soluciones imaginables y creativas “disponibles en la calle”. Ella vino a mí buscando un enfoque, pero estaba claro que ella era demasiado frágil para abordar el enfoque desde la psicología. Resultaba paradójico que alguien que ha sufrido tanto y había mostrado tanta resistencia para sobrevivir, se mostraba tan quebradiza emocionalmente, sin posibilidad de desarrollarse sin un constante miedo a la muerte, sin tener acceso a sí misma como persona adulta.
Le expliqué la naturaleza suave, persistente y segura de NeurOptimal®, y ella lo percibió como un juego. Hemos pasado por varias fases, de un «Espero que esto funcione», incluso cuando empezó a notar enormes cambios en el procesamiento emocional y el control de su vida, a «Esto realmente está funcionando, quiero recomendar esto a otra víctima de trauma para que pueda obtener esta ayuda». Así, está haciendo crecer su propia vida, de una forma sólida, confrontando adecuadamente a los que puedan querer aprovecharse de ella, ampliando su campo visión e interés, exultante de placer, y por primera vez en más de 50 años, siendo capaz de derramar lágrimas. Ella repetidamente incide en cómo podría haberlo conseguido (y lo ha intentado duro!) de no haber sido por NeurOptimal ® ayudando a su cerebro a tomar pequeñitos pasos y morder pequeños pedacitos de trauma. No tener que hablar de ello una vez más, como cada vez que empezaba una nueva terapia, sino profundizar con NeurOptimal®, también le ha llevado paradójicamente hasta el punto de precisamente poder hablar y reconocer la realidad de su situación infantil, afligirse y seguir adelante. El dolor insalvable ha cedido el paso al «nunca me he sentido así en toda mi vida». Está presente y vive en su vida, no disociada o moviéndose como un autómata pendiente de los demás.

Un jugador de baloncesto, carecía de confianza y tenía un tiempo lento de reacción durante las competiciones. 4 semanas de entrenamiento con NeurOptimal®, tres veces a la semana le permitió cambiar positivamente su desempeño y obtener rankings más altos.

Mujer con 39 años de edad. No consigue dormir desde que tuvo su embarazo. Lo ha intentado todo, incluyendo la medicación, sin éxito alguno. Después de 4 o 5 sesiones ella comenzó a tener algunas buenas noches de descanso. Entonces, en torno a la sesión número 10, experimentó una profunda tristeza por un amor perdido y algunos malos recuerdos de su infancia que surgieron, en los cuales ella se sentía muy sola. Con alrededor de 20 sesiones, ella dormía como un bebé, pero esto no duró. Ha mantenido posteriormente la rutina de venir una vez al mes y transcurrido un año desde el comienzo ya duerme perfectamente de una forma estable. ¡Decía que yo era “su héroe”!

Tenía una mujer de unos 55 con síndrome de estrés postraumático, fibromialgia, y depresión grave. Después del entrenamiento con NeurOptimal®, su frecuencia de migraña disminuyó de 2-3 veces por semana a una vez al mes. Pasó de un dolor intenso y aversión al tacto a poder recibir masajes semanales y cursar clases de yoga, y sólo tuvo un leve malestar muscular cuando sobre-ejercitaba su cuerpo. Su depresión se ha resuelto y se ha vuelto mucho más activa y feliz con su vida.

Una joven universitaria de 27 años universidad vino a mí con extrema ansiedad social (fobia social) hasta el punto de que tenía ataques de pánico si el profesor la hacía alguna pregunta en clase o si tenía que hacer alguna presentación frente a sus compañeros. Sus síntomas se resolvieron totalmente después de 10 sesiones de NeurOptimal®, sus calificaciones mejoraron dramáticamente, y ella fue capaz de hacer presentaciones a estudiantes de primer año y hacer videos para sus clases de comunicación sin presentar síntoma alguno.

Varon de 55 años vino con distrofia simpática refleja/ síndrome de dolor regional complejo, y desorden depresivo grave. Su distrofia simpática refleja/síndrome de dolor regional complejo se resolvió después de unos tres meses de entrenamiento. Su depresión ha tornado leve, singularmente cuando tiene algún acceso a su anterior dolencia. En tal caso, los dolores, que se presentan puntualmente, remiten con una única sesión de NeurOptimal®. También ha informado que su dolor neuropático diabético se resuelve con las sesiones NeurOptimal®.

Tuve un cliente joven, un niño de 10 años; sus padres se habían divorciado, lo cual había supuesto un difícil proceso para él. Tenía un «tic nervioso» en los ojos cada 30 segundos. Se resistía a hablar de lo que sucedía en casa de su padre pese a llevar un año de trabajo psicológico con él. Después de 1 sesión desapareció el “tic”, únicamente se mostraba algunas veces a la semana cuando se encontraba más estresado. Después de 2 sesiones, le dijo a su madre lo que estaba pasando en la casa de su padre, donde este último había abusado de su hermanastra. El niño se sentía bien y aliviado después de haberlo dicho. Estaba ganando confianza en sí mismo. Después de 7 sesiones, felicitaciones de su profesor y del entrenador de fútbol! Cada vez estaba más centrado. La madre y el niño están muy contentos. Su hijo es como un pequeño sol ahora.

Cliente que se ha estado despertando después de cada noche durante los últimos 25 años, puede dormir después de 10 sesiones.

El cliente con síndrome del túnel carpiano no tuvo más dolor en las manos después de 5 sesiones. Ocasionalmente dicho dolor volvió pero centrándose exclusivamente en las manos. Tras otra sesión, dicho dolor desaparecía.

Cliente que tenía miedo de usar los ascensores fue capaz de usarlos solo después de 12 sesiones.

Un varón de 60 años de edad tenía ansiedad debilitante crónica desde los tiempos de la universidad hasta el presente. Él había intentado una infinidad de terapias así como también el uso de medicación. Después de tres sesiones de neuro decía que «no podía ser verdad; que todo esto resultaba demasiado fácil»… se estaba sintiendo mucho mejor. Los domingos eran ahora agradables en lugar llenos de miedo por la vuelta al trabajo el lunes. El camino al trabajo ya no lo vivía como un castigo y su desempeño en el trabajo era más fácil y más funcional. Él fue capaz de seguir adelante con proyectos que habitualmente tenía paralizados y tenía una sensación general de mayor satisfacción en su vida. Ha realizado trece sesiones. Está considerando abordar algunos asuntos sin resolver que le han sobrecargado. Su esposa comenzó a hacer un poco de entrenamiento y ha notado una desaparición de un dolor lumbar crónico que ha estado sufriendo durante años.

Tengo una cliente de doce años que solía tener crisis de ausencia todos los días, las cuales limitaban seriamente sus actividades cotidianas. No podía esquiar o jugar en la escuela. Ni siquiera le estaba permitido cruzar la calle si no era de la mano de un adulto, por miedo a que pudiera tener un ataque y resultara herida. Después de entrenar con NeurOptimal® durante aproximadamente 20 sesiones, ya no tiene crisis. Suele hacer sesiones una o dos veces al mes por según dice “le gustan”.

Uno de mis clientes, un varón adulto, experimentaba regularmente ataques de pánico. A día de hoy ya no sufre este tipo de crisis. Ocasionalmente se siente ansioso y es capaz de darse cuenta e identificar la experiencia como un sentimiento. Puede ver la experiencia llegar y pasar sin entrar en pánico. Atribuye su alivio a los entrenamientos con NeurOptimal® y planea continuar entrenando.

Un niño de 13 años fue traído por su padre con síntomas de dislexia, déficit de atención e hiperactividad y conducta desafiante. Había sido amenazado con la expulsión de la escuela y los profesionales de la salud estaban presionando para que tomara Ritalin. Era bastante reacio a entrenar con NeurOptimal® y nada comunicativo. Estaba entrenado viendo DvDs. Asistir a NeurOptimal® involucraba un viaje de ida y vuelta de 6 horas que él odiaba. No hubo mejoras durante 13 sesiones. Luego su maestro me envió un correo electrónico para informar sobre cambios significativos de comportamiento y comunicación. Después de 3 sesiones más su director de la escuela dijo que ahora se comportaba correctamente y se centraba en la clase. Que no necesita medicación. Su padre informó que por primera vez en su vida empezó a leer libros y disfrutaba haciéndolo. Cinco meses después me han informan que los cambios logrados se han mantenido.

Una niña con signos autistas abrió su mente después de unos 7 entrenamientos. Al principio ella miraba el monitor sin mostrar reacción alguna, sin importar lo graciosa que fuera la secuencia. Al finalizar sus entrenamientos ella reía y reaccionaba a lo que aparecía en al pantalla comenzando también a hablar conmigo.

Mujer diagnosticada con fibromialgia. NeurOptimal® ha hecho una gran mejora en ella. El dolor disminuido y duerme mejor. Ha dejado atrás los discursos negativos y los ha reemplazado por una orientación positiva.

Tuve un paciente con desorden temporomandibular y cefaleas remitido por un especialista. Además, padecía hiperacusia (sensibilidad extrema al sonido) y acúfenos, que era derivado del desorden temporomandibular. El foco de nuestro trabajo era eliminar sus dolores de cabeza. Tanto el desorden como lo dolores de cabeza se resolvieron según lo planificado. Nuestra sorpresa fue que sus acúfenos mejoraron y que su hiperacusia se había resuelto hasta el punto de que fue capaz de reanudar una vida normal, jugando al golf, comiendo en restaurantes y saliendo a fiestas (no había hecho estos en años). Ella decía NeurOptimal® la había de vuelto la vida y le había permitido disfrutar de su tiempo con su marido, sus hijos y sus nietos (a quienes ella evitaba por su hiperacusia).

Un niño de seis años fue traído a por su madre al ésta haber recibido una nota en la escuela en la que le indicaban que tenía que analizarse la existencia de un déficit de atención e hiperactividad. No queriendo ponerle medicamentos, decidió llevarlo a sesiones en lugar de seguir la solicitud de los maestros. Habiendo hecho ocho sesiones, durante las cuales la madre no había querido decir aún nada en el colegio sobre el neurofeedback, el profesor se reunió con ella y dijo: «No sé lo que está haciendo, pero sea cual sea su trabajo, el niño se está concentrando más, comportándose e incluso ha mejorado en la asignatura de lengua. Tras ello, el profesor retiró la solicitud para que analizaran la posible existencia de déficit de atención.

Un niño de tres años, no verbal, comenzó a hablar después de aproximadamente diecisiete sesiones. Como suele ser típico con los niños en el espectro autista, también estaba muy en su propio mundo y no mostraba mucho interés en los demás. Durante su tiempo usando NeurOptimal® él comenzó a salir de su caparazón y comenzó a notar e interactuar con los demás a su alrededor.

Una de mis clientes, una mujer joven, estaba teniendo problemas con la presión arterial baja desde hace años. Estaba cansada todo el tiempo, teniendo dificultades para recuperarse, sin energía. Después de sólo 3 sesiones recuperó su presión arterial normal y desde entonces está se encontraba bien todo el día. En muchos casos, las mujeres que vienen por un problema muy diferente, han recuperado su período después de algunas sesiones, parece ser un efecto colateral del entrenamiento.

Niño, 8 años de edad, con déficit de atención y autismo, además de tener un coeficiente intelectual de 145. Después de 24 sesiones el niño fue capaz de expresar el por qué de su comportamiento. No se sentía comprendido por el mundo. Por supuesto que no: era un 45% más inteligente que sus compañeros en el aula, y por supuesto ¡más inteligente que el profesor! Se sentía desolado y solitario. Cuando fue capaz de expresar esto, la madre me dijo que había notado que, durante el tiempo de entrenamiento de neurofeedback, todas las “capas duras” desaparecieron en su hijo y que ella recuperó al niño puro que tanto había echado de menos. El chico volvió ayer para una sesión de seguimiento, sólo porque le gusta entrenar y sus padres encuentran agradable darle este regalo de vez en cuando.

Mujer, 15 años sufriendo insomnio. Dormía 3 horas al día; se despertaba a las 2 de la noche y no podía dormir de nuevo. Después de 7 sesiones ella comenzó a dormir 7 horas ininterrumpidas cada noche. Todos los síntomas desaparecieron gradualmente: depresión, sentimientos suicidas, mareos, etc. Cuatro años después sigue estable, sin necesidad de medicación alguna.

Mi nieto fue diagnosticado con una discapacidad de aprendizaje severa en el percentil 80, por la que tendría que asistir a una clase especial. Después de hacer neurofeedback, es uno de los mejores estudiantes de su clase. Se ha revisado su percentil por encima de la media.

Una niña de seis años con retraso del desarrollo de dos años. Introvertida, tímida, con miedo de ir con otros niños. Después de unas pocas sesiones (13), había desarrollado más confianza, podía ir con el resto de los niños de su escuela, había comenzado a sonreír más, entusiasta y encontró la alegría de vivir que nunca había tenido …

Un hombre de cincuenta años que se refugia en el alcohol como consecuencia de una depresión. Se desinteresó por todo. Ni siquiera seguía las noticias. Su estado de embriaguez le impedía incluso leer. Su mujer decía que en multitud de ocasiones se le caía la cabeza sobre la mesa y se pasaba el tiempo con la mirada perdida y babeando. Después de 25 sesiones dejó de beber. Se había dado cuenta de que buscaba anularse con el alcohol para no volver al trabajo y prosperar. Encontró una solución vendiendo su apartamento en el extranjero garantizando así su estabilidad financiera … Ahora lee 5 libros semanales, y da largos paseos con su perro …

Cliente con trastorno obsesivo compulsivo, fumaba mucha marihuana y bebía gran cantidad de cerveza. Hizo 40 sesiones en poco tiempo (6 meses). La reducción de los síntomas fue superior al 60%. Ahora están realizando una dieta sana y es libre como un pájaro!

Niño de 11 años con autismo severo. No verbal. En la 6 ª sesión, mirando una pintura que tenía delante de él, dice: «Mira, una foto»! Poco a poco surgen emociones (ausentes por completo hasta la fecha): un día, dice su madre, se fue de viaje y lloró porque había dejado su peluche en casa! Hoy ha recorrido un largo camino, el lenguaje avanza. Su familia está encantada y después de 1 año no hay intención alguna de dejar el entrenamiento.

Trastorno del sueño y depresión – hombre 35 años – Trauma después de la muerte de un hermano sucedida 10 años antes en circunstancias horribles. Incapaz de conseguir dormir desde entonces. Depresión severa. Probado todos los medicamentos y métodos para dormir, incluso la hipnosis. Después de la 3 ª sesión, él durmió 5 horas seguidas! En la sexta sesión se quedó dormido durante la sesión. Su depresión mejoró y su autoestima creció. Enfoca la vida objetivamente y vive en el presente. Hoy se le considera un hombre feliz.

Caso de inseguridad y baja autoestima. Este caballero es un ingeniero y viene porque no es capaz de tomar decisiones. Se siente inseguro tanto en su vida profesional como en su vida personal. Tiene dificultad para decidir cuándo emprender un nuevo proyecto. Ha recibido 10 sesiones. Se siente bien y mucho más seguro de sí mismo.

Epilepsia mioclónica en niño de 5 años. Él habla poco. Hiperactivo – No acepta las dos primeras sesiones: no deja de moverse y se arranca los electrodos. En la tercera sesión es feliz. Está más tranquilo. A los 5 años sus padres dicen que su sueño ha mejorado (pasó de despertar 5 a 6 veces por noche, ahora 2). Escucha y mira tranquilo. Las habilidades motoras han mejorado. Sus padres son felices.

Joven de 24 años, tuvo una lesión cerebral al nacer que lo dejó mermado social y cognitivamente. Después de una sesión fue capaz de pasar una prueba de conducción de carrito de golf que había fallado anteriormente y consiguió el trabajo en el campo de golf al que llevaba tiempo optando. En la tercera sesión, él y su madre fueron capaces de mantener una conversación personal (en vez de una especie de “no-conversación”, habitual hasta el momento) La madre lloró emocionada. Él ha sido capaz de manejarse en casa solo por primera vez mientras sus padres estaban de vacaciones. Ha comenzado clases y actividades deportivas que él mismo localizó a través de internet. También puedo confirmar una mejora en su piel: un problema que tenía hace tiempo en la misma se fue resolviendo a lo largo de tres meses.

El hijo de amigos; un verdadero problema para la familia y la escuela. Primero ganó el control sobre su agresividad y luego comenzó a ser capaz de sentarse, ver las palabras en la página y empezar a leer. Ahora tiene 9 años y ha aprobado cada curso en la escuela pública y con elogios de los maestros. También dejó de tomar Ritalin y otros medicamentos hace un año.

Hombre de 80 años con Parkinson, diagnosticado hace 6 años. Camina encorvado, con pasos cortos y titubeante. Serios problemas para hablar y para abotonarse la camisa. Después de la primera sesión, cambió su postura a una posición más recta y camina bien. Es espectacular: ¡su esposa no puede creerlo! La mejora es fantástica: desde entonces su vida ha cambiado, así como la de su familia.

Hombre, 35-40 años: con déficit de atención e hiperactividad, exdrogadicto, había sido persona sin hogar, fumador severo, con reacciones agresivas, problemas de concentración. No piensa mucho en sí mismo, en procurar un buen futuro para él; siente que no encaja en la sociedad y no tiene motivaciones para levantarse de la cama cada mañana (salvo para estar con su hijo los fines de semana). No sabe qué hacer con su vida y a veces tiene pensamientos suicidas. Ha realizado 47 sesiones. Nos hemos detenido porque los resultados son increíbles. Se ha vuelto menos impulsivo y ha conseguido una mayor concentración. Reacciona de forma completamente diferente en situaciones estresantes/agresivas: se mantiene muy relajado y eso hace que el resto también pueda sobrellevar la situación de forma relajada con él. Está en control de su vida de nuevo. Se levanta con energía de la cama cada mañana y ha pasado a dedicar más tiempo a su hijo. La gente empieza a creer en él y sobre todo, él cree en sí mismo otra vez. Fuma menos olla y empezado a trabajar. Actualmente lleva una vida «normal». Estoy tan orgullosa de él.

Mujer, 13 años: disléxica, con discalculia y problemas de concentración. Ha hecho 20 sesiones hasta el momento y sus problemas en las tres afecciones se han reducido un 50%. Ella va a una escuela especial pero sus calificaciones son perfectas. Ya no se desvalora y consigue mantener una buena relación con el resto de la clase. Seguimos entrenando para ver si la dislexia puede desaparecer por completo.

Mujer 38-41 años: intentando superar un divorcio y sobrellevar la enfermedad de su madre. Realizó unas 25 sesiones. Cada vez que hacía una sesión lloraba mucho. Descubrió que había mucho más dolor a tratar del que creía, vinculado con su niñez. Ha entrado en contacto con sus emociones y lo ha ido tratando. Hoy afirma: «Ya he terminado de llorar, estoy bien». ¡Ha aprendido mucho más sobre sí misma! Asombroso. Se convirtió en una mujer mucho más fuerte.

hombre, 40-45 años: viviendo todos los días con un dolor de cabeza y migrañas dos veces a la semana. Después de 20-25 sesiones las migrañas y dolores de cabeza casi desaparecieron. A través del proceso ha ido entrando en contacto con su mundo emocional y descubriendo qué situaciones son las que causan sus migrañas. De esta manera ha aprendido a evitarlas. Se ha dado cuenta de que no estaba en contacto consigo mismo, sino únicamente con sus pensamientos (no con sus sentimientos).

Trabajaba con una mujer de 18 años que tenía fobias sociales, tanto que no pudo asistir a la escuela, ni trabajar, etc. Después de la sexta sesión ella afirmó que no había cambios y expresó su frustración. Cuando reservé otra sesión, le pregunté «a la misma hora la próxima semana» Ella respondió «No puedo, estoy ocupada.» Después de discutir varios marcos de tiempo, le pregunté en qué estaba ocupando su tiempo; ella dijo «Oh, me olvidé decirte; he empezado a trabajar en una cafetería». Pero no hubo cambio? El cambio se produjo de una forma tan sutil que ni siquiera puso en duda su deseo o su capacidad de salir a buscar un trabajo.

Una mujer, dueña de un negocio vino con el deseo de aliviar el estrés. Se preocupaba constantemente por las pequeñas cosas que sucedían en su negocio y por lo que pudiera suceder. Después de 4 sesiones, ella vino por tarde para su quinta sesión y me dijo que una de los ventanales se había roto por una tormenta y que la mayor parte de su inventario se había dañado por el agua. No podía creer que ella hubiera podido venir a entrenar después del tipo de mañana que había tenido y que anteriormente le hubiera llevado a lo más hondo. Estaba realmente sorprendida. Dijo que era capaz de hacer lo que había que hacer en cada momento en vez de desmoronarse.

Hice tres sesiones con una niña de 11 años con graves problemas de apego emocional y dificultad para ir y permanecer en el colegio. Después de la tercera sesión su mamá vino a mí en lágrimas y me contó sobre lo que su hija le había propuesto respecto a su abuela, que en ese momento se encontraba de visita habiendo venido de fuera del país. La madre le había dado a la niña la opción de quedarse en el programa de actividades que había después de la escuela o de que la abuela la recogiera. El primer día, la abuela la recogió. Esa noche la niña le dijo a la mamá: «Me gustaría mucho quedarme en el programa después de la escuela mañana, ¿crees que eso va a dañar los sentimientos de la abuela? No quiero hacerlo si crees que va a hacerle daño a sus sentimientos». Esta era la primera vez que esta niña se había preocupado por los sentimientos de los demás. La mejora ha persistido.

Mujer que vive un caso moderado de agotamiento, primer año en la menopausia, en el que fue diagnosticada con hipotiroidismo. Tras entrenamiento con NeurOptimal® tres veces a la semana, durante 4 semanas y posteriormente dos veces a la semana durante un par de meses más, sus síntomas de agotamiento se han resuelto lentamente. Su necesidad de tomar Synthroid ha desaparecido y los sofocos se han reducido en gran medida en frecuencia e intensidad.

Me entrené extensamente en el software Biograph Infiniti, al principio para la gestión del estrés y la preocupación. Más tarde lo mantuve para profundizar en la práctica de la meditación (alfa theta). Después de cientos de sesiones, comencé a experimentar problemas de sueño, capacidades mentales inferiores y un sentimiento de desapego hacia la vida. Supusimos que estaba al borde de un cambio importante así que continuamos. Mi cerebro se volvió tan desequilibrado, que cualquier entrenamiento en ese sistema perturbó aún más el sueño. Los problemas del sueño duraron por algún tiempo. Cuando compré el sistema NeurOptimal®, restauró rápidamente mi cerebro equilibrándolo y ayudó mucho con los problemas del sueño. No tenía ni idea de lo fuera de equilibrio que mi cerebro se había convertido con el entrenamiento intensivo de los estados profundos. Ahora uso exclusivamente NeurOptimal® y no he experimentado ningún efecto secundario.

Una niña de 15 años después de 24 sesiones declaró que se sentía como una nueva persona. Ya no estaba en clases de educación especial. Era menos impulsiva y su psicólogo le estaba elogiando tras cada sesión por sus avances en su comportamiento hacia compañeros, padres y ella misma. La mayoría de sus síntomas asociados con trastorno de apego y déficit de atención habían desaparecido!

Mi favorita es una mujer joven con la que he trabajado durante años antes de entrenar en NeurOptimal®. Ella es bipolar, ha intentado suicidarse varias veces, tiene reacciones severas de ansiedad y ha experimentado varias modalidades de tratamiento antes de trabajar conmigo. Desde que empezó NeurOptimal®, ha renovado la esperanza, y mientras todavía lucha con cortos períodos de ansiedad, ha dado grandes pasos para salir al mundo en términos de relaciones y trabajo. Puedo añadir que había muy pocos tratamientos que ella no ha probado y que en el momento aún sigue tomando mediación… sin embargo, ella y su familia están finalmente viendo los cambios sobre los que habían perdido la esperanza de poder alcanzar.

Un cliente autista de 20 años vino para el entrenamiento de NeurOptimal® con un nivel de tensión muscular nerviosa muy alto; estaba constantemente moviendo su cuerpo o girando sus dedos; literalmente se ahogaba al intentar verbalizar una única palabra; esporádicamente podía hacer alguna pregunta que tenía memorizada, casi siempre sobre el mismo tema repetidamente; sus ojos se lanzaban de objeto a objeto sin la capacidad de mantener el contacto visual los mismos o con una persona; se metía en peleas en el colegio más de una vez a la semana. Proviene de una familia amorosa y de buena educación. Ha estado en aulas especiales desde la infancia. Se entrenó con NeurOptimal® dos veces a la semana durante 7 meses, luego tomó un descanso durante el verano, durante 4 meses. Su madre lo trajo de vuelta porque vio progreso en la fluidez de su habla y sobre todo por su mejor comportamiento. No podría explicar detalles, pero sentía que había madurado. Cuando comparo sus problemas cuando llegó y cómo está ahora, veo a una persona cuyo tono muscular se ha relajado, (no se pone rígido cuando anticipa cualquier contacto físico); fácilmente mantiene contacto visual con otras personas mientras habla en frases, aunque todavía tartamudea; inicia una conversación con una pregunta o una afirmación de la que realmente tiene curiosidad (no preguntas repetitivas o convenciones sociales); no ha estado en una pelea en la escuela en los últimos tres meses; y la guinda del pastel es que declara espontáneamente lo feliz que está con frecuentes sonrisas y abrazos. Él todavía es socialmente torpe, tartamudea y es autista, pero funciona mucho más fácilmente en su familia y en el aula haciendo a todos, incluyendo a sí mismo, más felices.